Las redes sociales comunican pero integran poco a la gente

Las redes sociales son una herramienta de contacto entre la gente que revela dos realidades: si bien la mayoría de los usuarios cree que al utilizarlas está más comunicado, por el contrario considera que eso no va acompañado de una mayor integración a círculos sociales. La información surge de una encuesta exclusiva a la que tuvo acceso Clarín entre usuarios de Capital y el GBA.

Casi el 70% de los encuestados, todos mayores, es usuario de Facebook o de Twitter. Y de ellos, el 66% considera que las redes sirven para mejorar la comunicación con la gente. Sin embargo, seis de cada diez reconocen que las redes no los han ayudado a sentirse más integrados a un grupo social: sólo el 25 % dice que para ellos fueron también una herramienta de integración “persona a persona” y el 16% que sólo en parte. La encuesta arroja otro dato llamativo: al contrario de lo que se podría pensar a priori, la mayoría (58%) aprueba que no se permita el uso de las redes sociales en el ámbito laboral.

La investigación fue llevada a cabo por las consultoras Carlos Fara y Asoc. e ICC Baraldo. Martín Baraldo, uno de los expertos, explicó a Clarín que los encuestados mostraron que con Facebook se llenan de amigos pero que se trata de una amistad ficticia. “En general la gente no establece nuevas relaciones y se sigue moviendo en su círculo de conocidos”, indicó Baraldo. Igual afirma que, más allá de estas limitaciones, los nuevos entornos virtuales sí ayudan a quienes tienen dificultades para socializar persona a persona.

Laura Orsi, psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), va un poco más allá. En su opinión las redes sociales en muchos casos ni siquiera mejoran la comunicación. “Puede ser que con ellas uno esté más en contacto, lo que no quiere decir más comunicado; en las redes sociales uno pone fotos, mensajes, pero en ese entorno es más factible que se den monólogos más que verdaderos diálogos”, señala Orsi.

Sin embargo, la profesional le saca carga negativa a esta situación: “Tiene que ver con las elecciones de cada uno; a algunos el contacto les sirve y les alcanza”. Y rescata que para los grupos preexistentes, Facebook puede reforzar las relaciones, ya que permite que todos estén más enterados de la vida de los demás y funciona como nuevo punto de encuentro.

Para Diana Sahovaler de Litvinoff, autora del libro “El sujeto escondido en la realidad virtual”, sitios como Facebook o Twitter no tienen porqué ayudar a la integración social. “No es su función –dice–. Como el teléfono, las redes sociales ayudan a comunicarse, son un medio que por sí mismo no ayuda ni perjudica; es posible que se esté esperando demasiado de las redes sociales”.

Para Sahovaler a la inmensa extensión de las redes sociales se le puede dar una lectura que reivindica al hombre como un ser eminentemente social . “En una época que se caracteriza por el individualismo, existe todo un mensaje que dice que el otro es peligroso o contagioso; a la vez, priorizar el consumo tiende a aislarnos. Y ante eso, el auge de las redes sociales muestra que las personas quieren volver a establecer lazos sociales”, explica la experta.

Juan Manuel Damia, cofundador de SocialMetrix, una empresa que analiza los contenidos de –entre otros sitios– redes sociales, señala que sus observaciones no concuerdan con el trabajo realizado por Fara y Baraldo. Lo que él ve es que la gente se relaciona cada vez más en las redes sociales. Y argumenta que en la encuesta hay un 40% que responde que las redes sociales sí mejoraron su integración social. Y él cree que es posible que entre el otro 60 % haya quienes no perciban beneficios a los que sí accedieron. “Las redes sociales generan un efecto de multiplicación de la comunicación, ponen en contacto a mucha gente con intereses comunes muy específicos”, dice Damia, que destaca que a las redes sociales las forma la gente, y que sitios como Facebook son una herramienta.

La encuesta abarca sólo a mayores de 18 años, pero Marcela Czarny, presidenta de Civil Chicos.net, estima que entre los más chicos el panorama es similar: “Los chicos necesitan tener un montón de amigos en las redes sociales, aceptan a cualquiera; pero en general Facebook los usan para continuar relaciones del mundo real”.

El trabajo también revela cómo los usuarios perciben las redes. Más de la mitad (53%) concede que “estar en las redes sociales es peligroso para la seguridad personal” . Y el 59% no cree que estos sitios resguarden sus datos.

Fuente e imagen: Clarin